10 diciembre 2016

Guerrilla de la Memoria, La., documental de Javier Corcuera

Francisco Peña.


La Guerrilla de la Memoria, documental de Javier Corcuera, recoge un trozo olvidado de la Guerra Civil Español (1936 – 1939) pero de importancia histórica. La presencia de la guerrilla años después del final oficial del conflicto.

Esta guerrilla que se manifestó en varios frente (Barcelona. León, Galicia, Andalucía) fue producto de la presencia de fuerzas antifranquistas en pleno suelo español, que vio su decadencia luego del final de la Segunda Guerra Mundial, y su desaparición alrededor de 1949. Se habla en la cinta de once organizaciones distintas que sumaban alrededor de cinco mil efectivos en total.



Lo interesante de este documental no sólo es que habla de un hecho histórico al que durante muchos años se le echó tierra y se le encajonó en el olvido; también es llamativa la recuperación de voces y testimonios de primera mano, que buscan hacerse oír en la España actual.

Esa recuperación de la voz y la memoria llevó incluso a que la investigación realizada y el documental mismo, dieran pie para la filmación de una cinta de “ficción” que compacta el material histórico y le da forma en historias individuales: Silencio roto, de Montxo Armendáriz.

Con técnicas normales del documental como la entrevista a excombatientes y parientes, la visita a los sitios históricos como se encuentran en la actualidad, el testimonio de la vida actual de los exguerrilleros, Corcuera va formando un retrato de la guerrilla y sus distintos brazos armados, su surgimiento y caída.

Dicha guerrilla, esencialmente rural y de montaña, realizaba sabotajes a trenes, ocupaba momentáneamente los pueblos, creaba empresas clandestinas para elaborar propaganda. Con todo lo anterior el mensaje era claro: Aquí estamos.


Dos puntos destacan en la cinta.

El primero es el testimonio de quienes sintieron el bandazo estratégico de los Aliados al final de la Segunda Guerra Mundial. Luego de sostener la esperanza de los guerrilleros de que Franco caería también, al ser el último representante del fascismo, resultó que siempre no y fue el único que se sostuvo.

Curiosamente, en este caso, los ex combatientes mencionan lo que sintieron como traición, pero no su causa geopolítica. En la conferencia de Yalta los Aliados se dividieron el mapa a lo largo de lo que después se conocería como la Cortina de Hierro.


Así como los guerrilleros españoles no tuvieron apoyo y tuvieron que rendirse, así pasó en otros países, dependiendo de que lado de la Cortina de Hierro quedaron, de acuerdo a la repartición de los Grandes.

Un caso semejante al español se dio en Grecia, donde la guerrilla comunista fue derrotada años después; o el caso italiano de menor intensidad. Son ejemplos de la esfera occidental. En el lado oriental, las guerrillas de signo contrario fueron eliminadas con el apoyo del Ejército Rojo: destacan los casos de las guerrillas de Polonia (dependían del gobierno en Londres), Yugoslavia y Hungría.

Pero el documental español llega tarde, aun dentro de la época demócrata de España. Ya varios países europeos habían creado sus películas a propósito de la guerrilla en sus países, dependiendo de la esfera geopolítica en la que fueron ubicados luego del reparto de Yalta.



Algunos ejemplos que hablan de la guerrilla, aunque en contextos narrativos que abarcan temas políticos más amplios que la misma:

El viaje de los comediantes / O Thiassos, de Theo Angelopoulos, que da cuenta de la derrota de la guerrilla comunista en Grecia por la intervención inglesa.

1900, de Bernardo Bertolucci, que en forma simbólica habla del desarme de la guerrilla comunista italiana, dentro de la de amplio espectro que operó contra Mussolini.

En el polo opuesto se encuentra Cenizas y diamantes, de Andrzej Wajda, en Polonia.


El segundo punto interesante de La Guerrilla de la Memoria son los testimonios que se refieren a la actividad de las mujeres, eje de las comunidades de base que sostenían las actividades de la guerrilla.

En ese sentido, las entrevistas dedicadas a la mujeres dejan ver el nivel de compromiso político que tuvieron con dicho movimiento.

Juntando todos los elementos La Guerrilla de la Memoria es un documental en donde nuevamente el tema lo es todo, y la realización va acorde con la transmisión de los hechos al público espectador.

Lo que queda claro es que los ex guerrilleros no se arrepienten de nada, y exigen que se les reconozca a ellos y a los que se quedaron en el camino. Esto se debe a que, luego de la muerte de Franco en 1975, el Pacto de Reconciliación Nacional no los tomó en cuenta y continúan olvidados.

Así, tanto La Guerrilla de la Memoria, el documental de Javier Corcuera, como Silencio Roto, de Montxo Armendáriz, tienen como objetivo romper el muro de silencio alrededor de los hechos y de los sobrevivientes.